DECLARACIÓN DE PRINCIPIOS

Fiel a su vocación republicana, democrática y representativa, el Partido Liberal reafirma su voluntad de cumplir y hacer cumplir la Constitución y demás leyes de la República.

Sólo acepta como fuente legítima del poder público, la voluntad del pueblo expresada en comicios libres y honestos, rechaza el continuismo, las prácticas antidemocráticas y excluyentes de la participación ciudadana, condena la violencia y el terrorismo, pero reconoce el derecho que tiene el pueblo a la insurrección, en defensa del orden constitucional y para oponerse a regímenes ilegítimos.

PRIMERO: El fin supremo de la sociedad y el estado es el desarrollo integral y pleno de la persona humana, de ahí que se debe garantizar el derecho a la vida, el goce irrestricto de la justicia, la libertad, la cultura y el bienestar económico y social.

SEGUNDO: En el ejercicio de los derechos de las personas No sufrirá más invitaciones que las impuestas por la ley, derivada del respeto a los derechos de los demás, de la igualdad, de la solidaridad y de las necesidades de la convivencia social.

TERCERO: La familia es la organización básica de la sociedad y debe gozar de la protección especial del Estado, concediéndole un interés prioritario a la niñez, a la maternidad, a la juventud, y a los adultos mayores y la prevención del combate a las pandemias.

CUARTO: La educación es condición fundamental para el desarrollo nacional. El Estado debe proporcionarla gratuitamente, con la calidad que exige el presente siglo, en todos los niveles y a todos los estratos sociales. Es compromiso de primer orden erradicar el analfabetismo y lograr la enseñanza primaria universal.

QUINTO: La cultura, las artes La ciencia La tecnología y el conocimiento en general deben gozar de la protección y el apoyo del Estado, sin imponer ningún tipo de censura, constituyen auténticas expresiones de la persona humana, elevan la calidad de vida y contribuyen al desarrollo de la sociedad.

SEXTO: Se postula cómo principio fundamental la inclusión social y, por ende, se reconoce el crecimiento económico con equidad social cómo regla que debe regir la economía nacional y debe presidir el ejercicio de las libertades económicas de iniciativa, de inversión; de comercio, de competitividad, de contratación y de empresa, de modo que la producción económica responda los conceptos de desarrollo sostenible, asegurando la distribución equitativa de la riqueza.

SÉPTIMO: La sociedad hondureña tiene derecho a disfrutar de seguridad, para ello debe combatirse no solo los resultados de la inseguridad, sino también sus causas. Las políticas públicas de seguridad, por consiguiente, deben atacar los factores que generan estos fenómenos y la impunidad que constituyen la fuente de la violencia, la delincuencia y el crimen organizado, garantizando que todos los responsables de la comisión de los delitos, incluidos los denominados “de cuello blanco” serán severamente castigados, para erradicar la percepción de que la justicia penal es selectiva.

OCTAVO: Los hombres y las mujeres deben gozar de igualdad de oportunidades en el ejercicio de los derechos políticos, en la función pública, en el acceso al trabajo productivo digno y en la generación y distribución de riqueza. Asimismo, gozan de igualdad en el tratamiento social y en el disfrute de los servicios públicos.

NOVENO: El sistema político hondureño debe evolucionar hacia una democracia integral, real y participativa, donde el poder público proteja las minorías, garantice la participación y la libre expresión de los ciudadanos haciendo hincapié en la calidad de la representación y participación para lograr el consenso y la inclusión.

La participación ciudadana efectiva es la condición para lograr la democracia incluyente. para ello, es imprescindible que se generen las condiciones para que el ciudadano asuma con responsabilidad sus derechos y sus deberes, sea como elector, cómo servidor público, como miembro de la Sociedad Civil. Más y mejor democracia sólo es posible con mejores ciudadanos.

DÉCIMO: El Estado de Derecho debe fortalecerse modernizando los mecanismos de protección a la persona natural y jurídica, actualizando el reconocimiento de los derechos políticos, económicos, sociales, ambientales etc. y garantizando la seguridad jurídica con un sistema de administración de justicia de calidad, independiente, imparcial e igualitario.

DÉCIMO PRIMERO: El estado debe de estar al servicio de la persona y por ello debe de ser eficiente y eficaz en su misión de ejercer el poder público, de proveedor de servicios públicos y de promotor del desarrollo nacional para garantizar la gobernabilidad. En consecuencia, debe valerse de la planificación y de la descentralización de los servicios con la participación de los ciudadanos, para utilizar racionalmente los recursos y para evitar la duplicidad de funciones, las erogaciones innecesarias y la imprevisión.

DÉCIMO SEGUNDO: El fortalecimiento del gobierno municipal es condición fundamental para afirmar la vocación democrática del pueblo hondureño y para desarrollar el deber de responsabilidad colectiva y solidaridad en la gestión de los servicios públicos locales, con la finalidad de satisfacer las necesidades de la comunidad.

DÉCIMO TERCERO: La democratización interna mediante la participación amplia de todos los miembros y simpatizantes es principio rector del partido, por lo que condena prácticas negativas cómo la acumulación de cargos, el nepotismo, los privilegios de grupos, la reelección y establece la separación del partido del Gobierno y del Estado.

DÉCIMO CUARTO: Se postura la transparencia y rendición de cuentas cómo atributo de la conducta ciudadana. Por consiguiente, condena la corrupción en todas sus formas y se exige a los liberales que la practiquen en todos los actos de su vida.

DÉCIMO QUINTO: Es imperativo revertir la perdida de recursos del ambiente, garantizar su sostenibilidad y disminuir la vulnerabilidad frente a los fenómenos de la naturaleza, Por lo que es impostergable la protección del ambiente en general y la prevención de desastres naturales.

DÉCIMO SEXTO: Reafirma su fé en la juventud como fuerza transformadora de la sociedad, en consecuencia, propicias su amplia participación en todos los aspectos de la vida nacional.

DÉCIMO SÉPTIMO: Congruente con la aspiración de una democracia incluyente, que fortalezca el estado de derecho con base en la participación ciudadana, Se reconoce el derecho de los actores de la sociedad civil, para organizarse libremente y desarrollar sus actividades bajo la protección de la ley.

DÉCIMO OCTAVO: Reafirma la vigencia del pensamiento liberal de los próceres y de los grandes conductores (as) históricos del partido.

DÉCIMO NOVENO: Reafirma el pleno respeto al derecho internacional, a las declaraciones de las Cumbres Mundiales, a los principios de igualdad jurídica de los Estados y a la auto-determinación de los pueblos.

Propugna por un nuevo orden económico internacional que garantice la paz, erradique el intervencionismo y las guerras y consolidé la solidaridad de los pueblos.

Doctor Céleo Arias

Creador de la fundamentación orgánica del Partido Liberal de Honduras el 5 de febrero de 1891.

Nació en Goascorán en 1835; se graduó de abogado en 1858. Hijo del ex-Jefe de Estado Juan Ángel Arias (1829-1830). Fue Presidente Provisional desde mayo de 1872 hasta enero de 1874.

En 1887 publicó un folleto intitulado Mis Ideas, una colección de ideas de los derechos del hombre proclamados por la Revolución Francesa y de las doctrinas Anglo-Americanas de gobierno representativo, que Arias proclamó como la filosofía y programa del Partido Liberal. Se constituyó en el líder reconocido del Partido Liberal, pero permitió que su nombre más bien que su programa simbolizara la organización.

Carlos Céleo Arias Lope, está considerado un baluarte dentro de la filosofía liberal hondureña, sus inicios en crear un partido coincidieron con las ideologías de Marco Aurelio Soto y Policarpo Bonilla. En su caso, Arias fue candidato por su propio partido Liga Liberal de Honduras con los cuales sostuvo candidaturas oficiales en las Elecciones generales de Honduras de 1881, donde ganó el doctor Marco Aurelio Soto candidato del Partido Liberal, seguidamente en las Elecciones generales de Honduras de 1883 ganaría el general conservador Luis Bográn y en su último intento en las Elecciones generales de Honduras de 1887 volvería a perder con Bográn, que fue reelecto como presidente de Honduras. A la muerte de Arias en 1890, Policarpo Bonilla atraería al Partido Liberal la filosofía de la Liga Liberal, fundándose así el actual Partido Liberal de Honduras.

Doctor Policarpo Bonilla Vásquez

Creador y fundador del Partido Liberal de Honduras como primera institución política de derecho público.

Nació en Tegucigalpa el 17 de marzo de 1858. Hijo del abogado Inicencio Bonilla, originario de Nicaragua y la hondureña Juana Vásquez igual que su padre, fue profesional del Derecho.

Nació en Tegucigalpa el 17 de marzo de 1858. Hijo del abogado Inicencio Bonilla, originario de Nicaragua y la hondureña Juana Vásquez igual que su padre, fue profesional del Derecho.

Ocupó cargos en el gobierno del Doctor Marco Aurelio Soto. Durante la Administración del General Luis Bográn fue Diputado del Congreso Nacional y Gobernador Político de Tegucigalpa.

Ejerció la presidencia de Honduras del 24 de diciembre de 1893 al 1 de febrero de 1899.

Después de la muerte del doctor Céleo Arias en el mes de mayo de 1890, la conducción del movimiento liberal, aún no constituido cómo partido político, quedó acéfala, sobreviniendo después una reorganización de los cuadros directivos del movimiento. Es así, cómo surge en la palestra pública de este país la figura indiscutida del doctor Policarpo Bonilla Vásquez, quién desde un principio se preocupa por organizar un verdadero partido político que responda a las necesidades urgentes de la época.

El Doctor Policarpo Bonilla Vázquez, recogiendo los aportes de varios hombres que le antecedieron y recientemente de Céleo Arias, en su condición de jefe máximo del movimiento liberal, reunió el 5 de febrero de 1891 en la ciudad de Tegucigalpa, una conversión en la cual se fundó el Partido Liberal de Honduras. Muy importante mencionar que está Constitución del Partido Liberal de Honduras, contemplaba dentro de su programática ideológica una serie de apreciaciones a tono con el principio sociopolítico de la época.

En esta Constitución liberal de enero de 1891 se dice claramente qué el Partido Liberal es: “El Partido Liberal se constituye en celoso defensor de la conquista liberales que ya se tienen escritas en la carta fundamental en propagandista de las demás, hasta lograr que sean adoptadas por el pueblo hondureño estoy Constitución y leyes, pero mientras tanto, encaminará sus esfuerzos a qué se cumplan tal cómo están escritas, aún en la parte mala que tengan en lo relativo a la política y a la administración del país bajo la vigilancia de la actual Constitución, el Partido Liberal trabajará activamente por qué se realicen y llegando al poder realizar los siguientes propósito”

El doctor Policarpo Bonilla Vásquez escribió en el periódico “El bien público” del seis de febrero de 1891 el articulo “La Constitución liberal”, en donde menciona:

“El día de ayer fue formada por la convención liberal la constitución del partido que hoy comenzamos a reproducir, ese documento, elaborado en pocos días, si tienes muchos defectos de forma y aún algunos de fondo que hayan podido pasar inadvertidos, creemos es la expresión genuina de las convicciones de los liberales que lo han suscrito y de sus representados. Ninguna obra es completa al salir de las manos de su autor; pero todas son perfectibles, mediante la experiencia. La Constitución del Partido Liberal también irá perfeccionándose por el mismo medio y por la discusión de que indudablemente será objeto. Sus autores han luchado con los inconvenientes de toda obra nueva, pues es esta al menos que sepamos, la Constitución del Partido que en Honduras sale a luz. Nos proponemos ir desarrollando uno a uno los principios y propósitos consignados en este código fundamental del Partido Liberal hondureño con la mayor claridad que no sea posible para que sea debidamente interpretado por nuestros conciudadanos, con ello cumpliremos nuestro programa de propaganda liberal, así como lo hemos cumplido abogando por la organización del Partido que ya comienza a aparecer como un hecho consumado”.

LUIS ORLANDO ZELAYA MEDRANO

Presidente del Consejo Central Ejecutivo del Partido Liberal de Honduras

De acuerdo a la Gaceta No.34,332 de fecha 8 de mayo del 2017 para el Período 2017 – 2021

 

Luis Orlando Zelaya Medrano, nace en la ciudad de Tegucigalpa, M. D. C., República de Honduras, el 24 de octubre de 1967. Ingeniero Industrial y de Sistemas, político, actual presidente del Partido Liberal de Honduras, es el quinto de seis hermanos, sus Padres son Roberto Zelaya Echeverria (QDDG) y Martha Elena Medrano, creció en el la Colonia El Country, de Comayagüela. Está casado con Anna Lucia Acosta Marchetti, con quien procreó tres hijos; Lucía, Valentina y Luis Manuel.

Comenzó sus estudios en el instituto San Francisco y al finalizar su secundaria viajo a México, para adquirir el título en la carrera de Ingeniería Industrial, en el instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey. A los 23 años puso un negocio de fabricación de muebles tapizados y trabajos de madera. Entro como coordinador de laboratorios a la Universidad Tecnológica Centroamericana (UNITEC), donde en 1997 obtuvo su maestría en Administración de Empresas con énfasis en Finanzas y luego un postgrado en Administración de la Tecnología e Innovación Tecnológica y otro en Productividad y Calidad. Siguió como docente de esta universidad privada y como coordinador de laboratorios, pasando de ser jefe de las carreras de ingeniería, decano y después vicerrector, para finalmente convertirse en rector de UNITEC de 2005 a noviembre de 2016, cuando renunció al cargo para buscar la presidencia de la República.

Había participado en política hace más de 20 años, trabajando con la Juventud Liberal, y al lado de su hermano Iván Zelaya Medrano, quien fue diputado del Congreso Nacional.

El 1 de noviembre de 2016 anunció su candidatura como precandidato del Partido Liberal de Honduras. Siendo una persona totalmente externa, obtuvo 344,431 votos (un 56.88%) con el movimiento “Por Honduras, por nosotros”, superando a su principal adversaria, Gabriela Núñez, que obtuvo el 32.97%.5​

Como candidato oficial del Partido Liberal para las elecciones generales de Honduras de 2017, su propuesta se denominó “Plan Esperanza”, aseguró que en su administración habría oportunidades para todos y privilegios para nadie. El liberal propuso atacar las causas del delito y la criminalidad al igual que las consecuencias para una Honduras con seguridad. Actualmente es presidente del Partido Liberal de Honduras, donde su objetivo es adecentar un partido político que ha sido manchado por los políticos corruptos que han pasado por dicho partido.